BUSCAR POR RAZA

 

Mi perro se rasca mucho

Cuando hablamos de afecciones dermatológicas nos podrí­amos pasar dí­as haciendo comentarios al respecto, por lo tanto hacer una sí­ntesis de este tema es bastante complicado.
No siempre si el perro se rasca es una alergia.

Para ordenarnos se pueden dividir en grupos:

I - INFECCIONES BACTERIANAS

Son causadas por la invasión bacteriana de la piel a nivel superficial o profundo, de acuerdo a esto cada piodermia tiene su nombre. Algunas son causadas por bacterias que son habitantes normales de la piel, pero en estados de desnutrición, parasitosis, enfermedades concurrentes, picaduras o sustancias irritantes que tocan la piel, invaden e infectan la misma. Otras se dan en pliegues de la piel donde se acumulan secreciones y el exceso de humedad predispone a la infección.

En estos casos el prurito puede ser de moderado a grave, el perro se siente mal, suele tener mal olor y de acuerdo a la zona afectada mucho dolor.

El tratamiento se enfoca a eliminar la causa subyacente de la enfermedad, aislar la bacteria que la ocasiona y eliminarla. Los tratamientos suelen ser largos, caros y la mayorí­a de las veces los dueños suelen aburrirse y no cumplen, por lo cual lleva al fracaso del mismo.

II - INFECCIONES MICOTICAS

Dentro de este grupo se encuentran las famosas tiñas que afectan la piel, uñas y pelos, suelen ser muy contagiosas para otros animales y personas, los causantes son varios tipos de hongos y el prurito es moderado o puede estar ausente.
Otro integrante de este grupo es la candidiasis que se asocia a enfermedades que provocan inmunosupresión o a la administración prolongada de antibióticos o corticoides. Las lesiones suelen tener aspecto blanquecino si son bucales o como una quemadura cuando es en la piel.

III - ENFERMEDADES PARASITARIAS

En este grupo encontramos a todos los bichitos que causan mucho prurito: ácaros como el de la sarna común, sarna del oido, piojos, pulgas, garrapatas y el ácaro de la demodexia que es uno de los más difí­ciles de tratar porque afecta a pacientes inmunosuprimidos y en general también hay infección bacteriana asociada. El resto de los parásitos de este grupo se los controla bien tratando al paciente y fumigando al ambiente.

IV - ENFERMEDADES INMUNOLí“GICAS

En este grupo tenemos encuadrados todos los tipos de alergias: atopí­a canina (el perro es alérgico a todo, como en el caso del asmático humano, pero en el can la manifestación es a nivel piel), alergia a la picadura de insectos, dermatitis por picadura de pulgas, alergia alimentaria, dermatitis por contacto, alergia medicamentosa. En estas lo común es el prurito, nunca se curan, si se controlan, algunas responden al tratamiento con corticoides, otras no, lo importante es encontrar a qué es alérgico para controlar mejor la causa de la alergia, incluso se pueden hacer tratamientos con inmunoterapia para desensibilizarlos, con éxito variable en algunos casos.

Otro subgrupo dentro de este gran grupo son las enfermedades autoinmunes donde se pueden afectar a cualquier edad y no hay predilección racial. La clasificación se hace de acuerdo al patrón histopatológico y la zona corporal que afectan, el tratamiento es durante toda la vida del animal y el pronóstico varia de bueno a malo de acuerdo al tipo de enfermedad ( pénfigo o lupus en sus diferentes variedades.

V - ENFERMEDADES CUTíNEAS ENDOCRINAS

Este grupo abarca enfermedades endocrinas con manifestación cutánea entre otros sí­ntomas, así­ es como tenemos hipotiroidismo en donde la piel se torna seca y escamosa, hay alopecia y oscurecimiento de la piel, pelo quebradizo o seborrea marcada. En este caso no hay prurito a menos que se asocie con otra enfermedad dermatológica.

En la Enfermedad de Cushing también hay manifestaciones dermatológicas, al igual que en el enanismo pituitario. Desordenes hormonales tanto ováricos como testiculares también pueden manifestarse con problemas de piel.

VI - TRASTORNOS PSICí“GENOS

En este grupo encontramos trastornos de tipo comportamental que el perro los manifiesta con incremento del acicalamiento, lamido y masticación como consecuencia de estrés emocional. Los factores de estrés pueden ser diversos: introducción de una nueva mascota, aburrimiento, visita de personas extrañas, mudanza, falta de ejercicio, llegada de un bebé.

En estos casos hay que solucionar el problema psicológico de base y el problema dermatológico en sí­.

Como expresé anteriormente hablar de dermatologí­a escuetamente es dejar un sinnúmero de enfermedades de piel en el camino, pero a los fines prácticos hice un pequeño resumen de las mas comunes en incidencia y presentación clí­nica, hay otras de rara aparición que serán detectadas oportunamente por el clí­nico.
Lo importante en estos casos es resaltar que los problemas de piel algunos son de simple resolución como la sarna y otros son mas complejos, en todos los casos son de tratamiento largo, requieren mucha constancia por parte del propietario y del veterinario que lo trate, y a veces hay que hacerse a la idea de que hay que convivir con la patologí­a y hacer que la vida de nuestro can sea lo más placentera posible.